Descubre la guitarra folk, esencial para la música celta

En la música celta, tan variada y rica como las diferentes tradiciones que emanan de esta cultura, la guitarra folk se ha convertido en una parte imprescindible de la misma. El motivo, su versatilidad, ideal para que sus intérpretes puedan convertir en música un amplio abanico de sentimientos.

Aunque la guitarra clásica o guitarra folk no es un instrumento incluido, originalmente, dentro de la música celta, sí es cierto que, desde hace décadas, juega un importante papel dentro del universo musical asociado a este género. ¡En A Píntega Marela te contamos por qué!

Antecedentes de la guitarra folk y clásica en España y Portugal

En la península Ibérica, el instrumento inmediatamente anterior a la guitarra fue la vihuela. Muy popular en las cortes de los reinos cristianos de la Edad Media, convivió con el laúd, que tuvo más éxito en los reinos del resto de Europa.

Conforme fueron pasando los años, el aspecto de la vihuela fue variando hasta adquirir uno muy similar a la guitarra de la actualidad. La principal diferencia entre esa guitarra tradicional/española primigenia y la actual es que contaba con una forma más redondeada y 4 pares de cuerdas.

Uno de los principales instrumentos que motivaron esa evolución del diseño de la vihuela fue la guitarra morisca (tenía 3 pares de cuerdas), la empleada en las zonas de la península bajo dominio musulmán.

A partir del siglo XIV, la guitarra española adquiere el diseño que conocemos en la actualidad. Durante sus primeros años de existencia, fue empleada por las clases populares, puesto que para la nobleza, el clero y la realeza el instrumento de empaque seguía siendo la vihuela.

¿Guitarra folk en la música celta?

Según las zonas de las diferentes naciones celtas (Galicia, Escocia, Irlanda, Gales, Bretaña, Cornualles, Isla de Man y Asturias), la música tradicional existente, agrupada bajo la etiqueta comercial de música celta, presenta rasgos distintivos que se fusionan con aquellos considerados más estándar. De esta manera, el patrimonio musical celta cuenta con una riqueza tan amplia como número de artistas aficionados y virtuosos a estos estilos hay.

Algunos de los instrumentos más conocidos y representativos de este tipo de música son la gaita y el tin whistle. Ajena, en un principio, a ella, la guitarra folk es, desde hace décadas, una pieza fundamental de las composiciones celtas. Los lugares donde se produjo la introducción de la guitarra folk en la música celta fueron las Islas Británicas (Reino Unido e Irlanda) y Bretaña (Francia).

Una de las afinaciones más recomendables para tocar la guitarra acústica, cuando se emplea en composiciones celtas, es la llamada DAGDAD, que afina las cuerdas en RE LA SOL LA RE frente a la afinación estándar que afina las cuerdas en MI LA RE SOL SI MI.

Esto se debe a que, así, la guitarra folk se adapta y fusiona con el resto de instrumentos, dando lugar a los armónicos naturales asociados a todo lo celta. Por ejemplo, cuando acompaña gaitas y/o flautas (o tin whistle), esta afinación en Re de la guitarra le permite hacer un seguimiento en el bajo, que emula la misma entonación de las primeras.

Por último, solo nos queda decirte que si eres un apasionado de la música, en general, y la celta, en particular, ¡el mundo de la guitarra folk te quiere! Más cool que otras guitarras, te permitirá ser protagonista de las fantásticas melodías vinculadas a la música celta. ¡Únete a A Pintega Marela y saca el máximo partido a tus habilidades e inquietudes!

Deja un comentario

error: Content is protected !!