Desde Italia a Irlanda, la mandolina ¡un instrumento sorprendente!

Aunque a lo largo de su historia ha recibido diferentes nombres y ha sido habitada por diferentes pueblos, algo que ha permanecido constante desde Roma es el incomparable aporte que los habitantes de la península Itálica han proporcionado a la cultura universal. Pizzas, cientos de formas de pasta, el Renacimiento, el Derecho Romano (del que bebe el Derecho de muchos países europeos)… y, también, instrumentos musicales, como el fiddle y la mandolina folk, entre otros.

Del mismo modo que las persianas proceden de Persia, pero que ahora no pueden separarse de la idiosincrasia española, la mandolina folk, tan presente en la música tradicional irlandesa (también de corte celta) tiene su germen en un lugar no tan remoto como esa región asiática, pero sí muy alejado, en cuanto a forma de entender la vida, como es Italia.

¿Cómo es la mandolina folk?

La mandolina es un instrumento de cuerda pulsada de un aspecto similar al de la guitarra, el laúd o el ukelele. Aunque todas cuentan con un origen común, existen 4 tipos principales de mandolina:

  • Mandolina italiana. Es aquella que se emplea en la música culta, más conocida como música clásica. Compositores de la talla de Antonio Vivaldi (1678-1741), Mozart (1756-1791) en su ópera Don Giovanni (1787) o Beethoven (1770-1827) son algunas de las figuras de la historia de la música clásica que han creado obras donde interviene la mandolina.
  • Mandolina folk. El instrumento que nos ocupa en este artículo. También está considerada como una mandolina folk el bandolín brasileño.
  • Mandolina bluegrass. La que se utiliza con este tipo de música estadounidense similar al country rock y que tiene sus orígenes en la música tradicional de Irlanda, Inglaterra y Escocia.  
  • Bandola. Se encuentra en Latinoamérica, región a la que llegó desde España, a partir del siglo XV. En la actualidad, se sigue empleando en la música folk de Venezuela.

A pesar de que la vía de popularización hacia Europa fue Italia, la mandolina procede, al igual que otros instrumentos de cuerda pulsada, de Asia y/o del norte de África.

Comenzó su difusión europea, de forma tímida, primero en Grecia y Roma y, después, en la Edad Media a causa de la invasión musulmana de la península Ibérica. Ello explica por qué, a partir del siglo XV, un tipo de mandolina, la bandola, diera el salto a Latinoamérica.

A nivel general, toda mandolina cuenta con:

  • Clavijero: se encuentra en la parte superior del mástil y recibe este nombre porque alberga las clavijas, los elementos que sirven para afinar las cuerdas.
  • Mástil: une el clavijero con la caja armónica. En la parte superior del mástil se localiza el diapasón de la mandolina y en la inferior, una zona curva pulida donde se apoya el del dedo pulgar.
  • Diapasón: se encuentra encima del mástil, desde la parte en la que se une con el clavijero hasta la boca o hueco armónico (el agujero). Alberga de 14 a 18 trastes, elementos esenciales para producir el sonido. En la mandolina folk, la boca es redondeada.
  • Cejilla. Localizada entre el clavijero y el diapasón, separa las cuerdas mediante unas ranuras (los “canales” donde se apoyan las cuerdas).

Datos llamativos de la mandolina folk

  • Es probable que la mandolina folk fuese tocada en Galicia por músicos ciegos, como la zanfona, aunque su implantación fuera muy minoritaria ya que las únicas  referencias que tenemos se limitan a Luzía da Conceição Fernándes, la Ciega del Covelo, una mujer de origen portugués que cantaba coplas mientras su marido tocaba la mandolina.
  • La mandolina folk de Irlanda, Inglaterra y Escocia también recibe el nombre de mandolina celta.
  • La mandolina celta o irlandesa presenta una forma similar a la de una cebolla.
  • La parte posterior es plana o presenta un diseño, ligeramente, curvado.
  • La boca o hueco armónico puede ser redondo o elíptico para aumentar así la resonancia y el volumen del instrumento.

La mandolina folk es esencial en lo que, desde los años 70, se conoce como música celta. Por ello y por lo divertido que es tocarla, te invitamos a que te unas a las clases de mandolina folk de A Píntega Marela. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

error: Content is protected !!