La gaita y la mandolina, ¡también son música de niños!

En A Píntega Marela somos de música gallega, esto es innegable. Sí, nos pierden todas las influencias y tradiciones, incluida la celta, que han dado forma a la rica y apasionante música de Galicia. Debido a ello, no queremos que nadie se quede sin la oportunidad de conocerla, ni mayores ni pequeños. ¡Exacto! La música galega también es música de niños.

Precisamente, por todo lo expresado, hoy rompemos una lanza a favor de que los más pequeños de la casa se familiaricen con la música de Galicia a través de instrumentos en los que, en general, no se piensa.

Nos referimos a la gaita y a la mandolina, instrumentos que pueden parecer complicados para un niño, pero ¡nada más lejos de la realidad! De hecho, en nuestra escuela, disponemos de grupos y métodos orientados a los peques, para que, mediante diversión y buena formación, por supuesto, siempre tengan presente que, ante todo, lo que tocan y escuchan es música de niños, es decir, de alegría, juegos y socialización.

Música de niños, mejor si cuenta con toques folk

Como ya te hemos contado en otras ocasiones, la gaita es un instrumento de viento de procedencia misteriosa, que forma parte de la tradición de numerosas culturas, como la celta, cuyos ecos aún son palpables en la tradición gallega. Los más pequeños pueden iniciarse en este bello e impactante instrumento con tan solo una flauta dulce, similar a las que se usan en el colegio, a la que modificamos los agujeros para que suene como una gaita.

Por su parte, la mandolina, originaria de Italia, pertenece a la familia de los instrumentos de cuerda. Muestra una apariencia similar a la de la bandurria o el laúd y genera un sonido muy particular y estimulante con el que tus niños se sentirán auténticos trovadores. Además, se harán con el instrumento fácilmente debido a su pequeño tamaño.

Para ello, basta con que les inscribas, para que, cuanto antes, empiecen a disfrutar de nuestras clases. ¡Ah!, ¡importante!, no es necesario que tengáis los instrumentos en casa. En A Píntega Marela contamos con un servicio de préstamo de instrumentos por si queréis probar antes de comprarlo. Como consecuencia lo único que deben traer los niños de casas son ganas de pasárselo bien y ropa cómoda.

Metiéndonos un poco en materia, nuestras clases de música de niños, en este caso, tanto de mandolina como de gaita, están adaptadas para que, tanto los momentos de teoría como los de práctica, se sucedan de forma distendida.

Nuestro objetivo, con ello, es que venir a nuestras clases sea un placer, sea como acostarse un poco tarde los viernes o como ver su programa favorito de televisión. Exacto, algo que estén deseando que llegue donde, además, se encuentren con amigos.

Beneficios, para los niños, de tocar un instrumento musical

Cada vez más hay estudios que demuestran los beneficios que tiene tocar instrumentos musicales a edades tempranas. Por eso, en A Píntega Marela, hemos querido adaptar nuestras clases, para que también tenga cabida la música de niños.

Uno de esos probados beneficios es que la música resulta esencial en el desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz de los más pequeños.

La razón que lo explica es que la música es, en sí misma, una forma de expresión y, como tal, favorece la integración activa en la sociedad. Exacto, funciona como un ayudante, un ángel de la guardia o ese pequeño empujón que les hace sentirse seguros y, como consecuencia, les anima a socializar.

Asimismo, está demostrado que al aprender a tocar instrumentos musicales, los niños desarrollan más su inteligencia. ¿Cómo es posible? Fácil, les dota de habilidades de lenguaje, les proporciona una mejor visión espacial, una conducta más tranquila, así como ejercitar la memoria.

Además, como pasa con los adultos, escuchar y/o tocar música de niños provoca que sus cerebros segreguen dopamina, la famosa hormona de la felicidad, un antídoto contra el estrés, de efecto motivador.

Por último, no nos podemos olvidar de que el aprendizaje de un instrumento musical a edades tempranas favorece un fuerte desarrollo de la creatividad y les ayuda a mejorar su coordinación corporal y respiración. Esto último está más que comprobado en el caso de las gaitas.

En definitiva, si quieres que tus peques se conviertan en unos virtuosos de la gaita o la mandolina o que, simplemente, pasen un buen rato descubriendo la cultura gallega y divirtiéndose con otros niños, ponte en contacto con nosotros y te daremos toda la información que necesitas. Lo más probable, además, es que ¡te apuntes tú también!

Deja un comentario

Copyright © 2017 A Píntega Marela. Todos los derechos reservados. Hecho con  por dilemma

error: Content is protected !!