Cómo construir tus propias palletas de gaita (IV parte)

Ya sabes lo que dicen, ¡abril, aguas mil! y, por ahora, se está portando. Así que, como no puedes estar en el césped ni en las terrazas, ¿qué puede haber mejor que aprovechar tu tiempo libre con manualidades y bricolaje? Por eso, desde A Píntega Marela, te recomendamos que los días de lluvia te pongas a construir tus palletas de gaita.

Como te comentamos en la anterior entrega, esta que nos ocupa es la cuarta y última de nuestro curso DIY de construcción de palletas. ¡Quédate a leerlo!

Capítulo 6: el pallón

Nos habíamos quedado en cómo ajustar la afinación de la palleta. Ahora, le toca el turno al pallón, que no es tan importante como la palleta, pero que es, igualmente, esencial, dado que le da a la gaita su diferenciadora nota pedal. En concreto, en las gaitas gallegas, esta nota se sitúa dos octavas por debajo de la tónica del punteiro.

Como le sucedía a la palleta, lo mejor para construir un buen pallón es emplear caña curada. También, puedes utilizar saúco, pero no te lo recomendamos porque es más difícil de trabajar.

Para escoger la caña curada adecuada, te tienes que guiar por los diámetros exteriores y la afinación. Una vez la tengas, tu primer paso a seguir es limpiar la cabeza (por donde tiene el nudo) para quitarle el sobrante, aunque no llegues a cortarlo.

Cómo construir tus palletas de gaita (IV parte) - A Píntega Marela

A continuación, sí tendrás que cortar a lo largo y según la afinación que vayan a tener. Para ello, con una navaja muy afilada, realiza un corte poco profundo y en forma de cuña. ¿Dónde?, justamente en la cara donde está el nudo, muy cerca del mismo (imagen del medio de la foto de arriba). Seguidamente, haz palanca con la navaja, lo que abrirá la lengüeta (fig 3).

¡Atención! Te avisamos de que tendrás que tener sumo cuidado para que la abertura no se vaya mucho para atrás. De ocurrir esto, perderías el pallón y tendrías que empezar de nuevo.

Al margen de esta nota aclaratoria, una vez que se abra, correctamente, la lengüeta, limpia los hilos o virutas que suelen salir al realizar el corte. Asimismo, con la misma navaja, rebaja la zona superior de la lengüeta. Esta acción facilita la vibración, así que la cuestión es ir probando hasta que logres el sonido propio del pallón:

Cómo construir tus palletas de gaita (IV parte) - A Píntega Marela

La otra parte, también, necesita ser rebajada. Eso sí, en este caso, en forma cónica. Para ello, primero vuelve a coger la navaja y, después, aplica lijas. Gracias a ellas, lograrás el encaje idóneo del pallón en el espigo de ronco.

Con la intención de que te quede niquelado, usa una lima redonda para limpiar el interior del pallón. De esta manera, quedará pulido, un detalle muy beneficioso para su sonido.

A la hora de rematar, te tocará meter una goma o hilo duro encerado por la cabeza del nudo. La intención, con ello, es que apriete la lengüeta para que no se abra en exceso y puedas regular el sonido. Si decides utilizar la goma, esta deberá ser poco elástica (puedes hacerla con un sacabocados).

Después, tu siguiente acción consiste en dar un punto de lacre a la cabeza del nudo. Esto que parece una tontería garantiza una larga vida a tu pallón, ya que le libra de la humedad en una zona que, ya de por sí, es muy blanda:

Cómo construir tus palletas de gaita (IV parte) - A Píntega Marela

Truco final: sitúa una gota de cera sobre la lengüeta. Gracias a ello, asegurarás la afinación.

Capítulo 7: pallón de la ronquilla

La penúltima etapa de la construcción de tus palletas de gaita te lleva a la construcción de un pallón de ronquilla (está a una octava superior sobre el ronco).

Para realizar esta empresa, te bastará con seguir los mismos pasos que con el pallón. Lo único que diferencia un pallón de otro son las medidas.

Capítulo 8: pallón del chillón

Te decimos lo mismo que en el anterior. Las indicaciones son idénticas y lo único que varía es lo relativo a las medidas.

Eso sí, te contamos que el pallón de chillón es, extremadamente, sensible, según subas o bajes la goma. Con ello, se consiguen ¡diferentes tonalidades!

Últimas recomendaciones a la hora de construir tus palletas de gaita

Como sabemos que lo más posible es que te leas primero el artículo y luego lo tengas enfrente para construir tus palletas de gaita, dejamos para el final los siguientes consejos:

  • La goma o hilo del pallón sirve para que no se rompa la lengüeta y para variar el tono, según se sube o se baje
  • Si cortas, aunque no mucho, el pallón a lo largo, conseguirás que suba de afinación.
  • Si la afinación queda alta, siempre puedes mover la goma hacia atrás. Así se abre más la lengüeta. También, existe la posibilidad de rebajar un poco la lengüeta porque esto provoca que baje el sonido. Eso sí, no abuses de este recurso porque si te pasas, el sonido pierde calidad.
  • En el caso de que el pallón esté muy mojado, frótalo con las manos para secar la humedad y ¡listo!
  • Si se para, coloca un hilo muy fino o un pelo en la zona final de la lengüeta. Se trata de un remedio tradicional muy eficaz.
  • El ronco está formado por tres piezas: primera, segunda y tercera o copa. Cada una de ellas se agujerea de menor a mayor, lo que da como resultado un calibre cónico. Si juntas y separas estas piezas, unidas por un espigo, podrás decir adiós a todos esos sonidos raros que, en ocasiones, hace el ronco.

¡Ohh, qué pena! Aquí se termina nuestro curso DIY sobre cómo construir tus palletas de gaita. Esperamos que te haya sido útil y te invitamos a estar al tanto de nuestra web, puesto que, a menudo, ofrecemos cursos presenciales de construcción de palletas.

Tanto si te surgen dudas sobre este tema o cualquier cuestiones relacionadas con la música tradicional gallega, ¡contacta con nosotros! Recuerda, A Píntega Marela es una gran familia que siempre está deseando ayudar y hacerte la vida más feliz.

Deja un comentario

Copyright © 2017 A Píntega Marela. Todos los derechos reservados. Hecho con  por dilemma

error: Content is protected !!