Prepárate para recibir la rutina diaria ¡y sigue librándote del estrés de la ciudad con ayuda del piano!

A septiembre le queda poco y, aunque aún es un mes de vacaciones de verano, en general, es el momento en el que la vuelta a la rutina diaria se hace notar en la mayoría de las personas.

Desde A Píntega Marela, queremos que ese regreso a la vida cotidiana sea mucho más amena que otros años, para que el estrés no llegue, como siempre, a la vuelta del verano y sobrelleves con más calma el inicio de curso. Por ello, te proponemos que te adentres en el mundo de las clases de piano Madrid y que, así, la próxima llegada del otoño te pille con un buen sabor de boca.

Clases de piano Madrid: ¡la mejor ayuda para tu cerebro!

Según el neurocientífico Gottfried Lau, no hay otro arte, como el de tocar un instrumento musical, que precise de una elevada actividad cerebral.

Con el paso de los años y gracias a los avances científicos, se han podido realizar estudios respecto al conocimiento del cerebro. En este caso, como estamos hablando del cerebro de aquellos que tocan un instrumento músical, existen diversas investigaciones que demuestran que las personas que se sumergen en este mundo tienen ciertas zonas de este órgano más desarrolladas.

Mediante la observación del cerebro de un músico, cuando se encuentra tocando, se ha podido comprobar que casi todas las áreas del cerebro están, simultáneamente, involucradas. Especialmente, la corteza auditiva, motora y sensitiva. Ello implica que, en este tipo de cerebros, exista una mayor comunicación entre sus diferentes regiones.

Por eso, dar clases de piano Madrid es algo totalmente diferente y mucho más desafiante. De hecho, el pianista puede tocar hasta ¡diez notas al mismo tiempo! con las dos manos. Armando acordes y diferenciando tonos, se deja ver a simple vista que tocar este instrumento desarrolla unas capacidades cerebrales únicas que están siendo reveladas por la ciencia.

Los pianistas y la evolución de su cerebro

Leer notas, mover los dedos, sentir las teclas a lo largo de 88 notas posibles y escuchar lo que se está tocando… Todo al mismo tiempo. Por estas razones “tan simples” el cerebro de los pianistas ha demostrado, gracias a numerosos estudios, que presenta mayor desarrollo que el del resto de la población. ¿Qué te parece unirte a ellos?

Los pianistas, al utilizar ambas manos simultáneamente, ser diestros o zurdos es una cualidad que tienen que superar. Esto es debido a que se sabe que, en la mayoría de las personas, la profundidad de la cisura central es la que determina, según el tamaño y según ocupe el hemisferio derecho o izquierdo, cuál será la mano dominante en cada uno.

Pues bien, los pianistas presentan un cuerpo calloso más desarrollado, ya que necesitan coordinar los movimientos de las dos manos al mismo tiempo y realizar una conexión de la parte creativa del hemisferio derecho con la matemática del izquierdo para lograr controlar los tiempos.

Con todas estas características claras, los neurocientíficos se percataron de que los surcos centrales de los pianistas son muchísimo más simétricos que los de cualquier otra persona. Y aunque los pianistas poseen una mano dominante como todos, los investigadores no encuentran natural esa simetría, pues dicho resultado es el reflejo de la capacidad que experimentan estos músicos, pues aprenden a fortalecer su lado débil hasta hacerlo coincidir de manera muy aproximada con su lado dominante.

Por ello, dar clases de piano en Madrid, además de desarrollar sobremanera la actividad de tu cerebro, también, aporta muchos beneficios, a nivel mental, físico y emocional:

  • Ejercita la memoria
  • Incrementa la productividad y la concentración
  • Refuerza la coordinación y las destrezas motoras
  • Mejora la percepción auditiva
  • Reduce los estados de estrés y depresión
  • Y ¡mucho más!

Debido a todo esto, desde A Píntega Marela, queremos que te unas a nuestra familia, que compartas con nosotros ratos muy agradables y que nos dejes hacer de tu vuelta a la rutina algo más llevadero. Anímate, ven a conocernos y déjate contagiar por el amor a la música y descubre una parte de la esencia gallega con las clases de piano Madrid en nuestra escuela de Carabanchel.

¡Te esperamos!

Deja un comentario

error: Content is protected !!